RECONOCER A DIOS COMO NUESTRO ÚNICO SALVADOR Y AMARLE CON TODA EL ALMA, ESE ES NUESTRO VALOR PRIMORDIAL PARA CONECTAR MENTE, CORAZÓN Y ALMA Y HACER TODO AQUELLO QUE HAGA FELIZ A DIOS, PROYECTANDO EL AMOR QUE ÉL NOS DA A TRAVÉS DE NUESTRAS ACCIONES.